Francisco de los Cobos
(Úbeda, 1477 - 1547)

Francisco de los Cobos y Molina nació en Úbeda (Jaén) en 1477, en el seno de una familia noble, llegando a ser un apoyo indispensable para el rey Carlos I, convirtiéndose en el responsable de los asuntos castellanos en la corte, y además en pieza clave para la política financiera del imperio español.
Durante los últimos años de su vida, pasó a desempeñar el cargo de Consejero de Felipe.
Moriría en mayo de 1547, y sería enterrado en la Iglesia del Salvador de Úbeda, construida por Pedro Vandelvira y que de los Cobos había fundado. Sus restos descansarían junto a los de su esposa Doña María Mendoza bajo el lema de la capilla. Fides Labor et solertis haec et maione donan. La fe, el trabajo, y la diligencia dan estas y mayores cosas.

Úbeda


En la Edad Media Úbeda era una ciudad muy importante a nivel militar, porque estaba situada en un lugar estratégico.

Por eso, construyeron una muralla a su alrededor, para protegerla y defenderla. También era una ciudad con gran actividad comercial y artesanal.

En el siglo XVI también destacó a nivel político.

En ella nacieron personajes importantes de la historia de España, como Francisco de los Cobos y Juan Vázquez de Molina, secretarios respectivamente de los reyes de Carlos V y Felipe II.

Presentamos un recorrido por los edificios renacentistas más emblemáticos de la ciudad.

De la mayoría de edificios existen guías más extensas que encontrarás en la oficina de turismo.

Francisco de los Cobos

Leer más
Francisco de los Cobos y Molina nació en Úbeda (Jaén) en 1477, en el seno de una familia noble, llegando a ser un apoyo indispensable para el rey Carlos I, convirtiéndose en el responsable de los asuntos castellanos en la corte, y además en pieza clave para la política financiera del imperio español.

Durante los últimos años de su vida, pasó a desempeñar el cargo de Consejero de Felipe.

Moriría en mayo de 1547, y sería enterrado en la Iglesia del Salvador de Úbeda, construida por Pedro Vandelvira y que de los Cobos había fundado. Sus restos descansarían junto a los de su esposa Doña María Mendoza bajo el lema de la capilla "Fides Labor et solertis haec et maione donan" (La fe, el trabajo, y la diligencia dan estas y mayores cosas).